inicio

La lira turca, el rand sudafricano, el rublo ruso, el real brasileño y el peso chileno están debilitándose frente a la moneda estadounidense

La lira turca se debilita mientras los inversores analizan
los esfuerzos de Turquía por controlar su conflicto con
Estados Unidos después de que el ministro de Finanzas,
Berat Albayrak, advirtiera de que las sanciones
comerciales de Washington contra Ankara podrían
desestabilizar Oriente Medio.
 

La disputa con Washington por la detención de un pastor
cristiano estadounidense en Turquía, acusado de
terrorismo, ha acelerado pérdidas en la lira, que este
año ha caído alrededor de un 38 % frente al dólar.

A los inversores también les preocupa la dirección
que está siguiendo la política monetaria bajo la
presidencia de Tayip Erdogan. El presidente, quien
se describe como "enemigo de los tipos de interés",
ha ejercido presión en repetidas ocasiones contra
el banco central y elegido a su yerno, Albayrak,
como ministro de finanzas. Este miércoles,
la lira turca se devalúa 2,65 %. El rand sudafricano,
por su parte, se devalúa un 1,80 %. Y el rublo ruso
también está en caída: cae un 0,39 %.
 

En tanto, en Brasil, el dólar comercial mantiene
la tendencia. La moneda estadounidense subió
el 0,26% ante el real y el dólar abrió a 4,15 reales
. Para esta sesión, los inversores esperan con
ansiedad los datos sobre el Producto Interno
Bruto (PIB) de Estados Unidos, además de estar
atentos a todos los movimientos relacionados con
el escenario electoral brasileño.
 
 
Por su parte, el peso chileno abrió con una baja
del 0,57 % frente al dólar, enmarcada en un
repunte de la divisa estadounidense frente a otras
monedas en los mercados internacionales y de
una caída del 0,87 % en el precio del cobre,
que cerró en 2,751 dólares por libra, según
dijeron los operadores.
 

Tras la apertura, el dólar se cotizaba en 666,20
pesos comprador y en 666,50 pesos vendedor en
el mercado financiero local, 3,80 pesos más que
los 662,40 pesos comprador y 662,70 pesos
vendedor en que cerró el martes.
En México, si bien aún no abrió la cotización,
se estima que la tendencia será similar a la de los otros
países.