Image

http://maps.googleapis.com/

Las gestiones se harán en conjunto con la Alianza del Pacífico; el acercamiento era un objetivo del gobierno de Macri

El Mercosur firmó ayer el comienzo de las negociaciones para llegar a un tratado de libre comercio con Singapur, una de las economías asiáticas a las que apuntó la Argentina desde la llegada de Mauricio Macri al poder.

 

El inicio de las gestiones fue acordado en conjunto con los países de la Alianza del Pacífico (Chile, Perú, Colombia y México) en la cumbre de ese bloque, que tuvo lugar ayer en Puerto Vallarta.

Singapur es una de las economías más abiertas del mundo y una de las más pujantes del sudeste asiático. Se trata, además, de la primera negociación de este tipo del Mercosur con un país de esa región.

 

El bloque que integra la Argentina junto a Uruguay (que ejerce actualmente la presidencia pro tempore), Paraguay y Brasil tiene actualmente superávit comercial con Singapur, pero el nivel de intercambio aún es bajo en comparación con otros Estados.

El Mercosur exporta bienes por US$2789,8 millones, mientras que importa menos de la mitad (US$803,5 millones), según datos del Sistema de Estadísticas de Comercio Exterior del Mercosur. El balance es de US$1986,3 millones a favor del bloque sudamericano.

 

Los números quedan muy por debajo de los intercambios que el bloque tiene con gigantes como China y Estados Unidos o con regiones como la Unión Europea (UE).

A modo de ejemplo, en 2017 el Mercosur exportó a China el equivalente a US$53.329 millones e importó US$44.031,3 millones, dejando un balance positivo para la región en US$9298 millones.

 

Hoy, el intercambio total con Singapur (US$3593,3 millones), en tanto, representa apenas el 0,8% de la suma de exportaciones e importaciones del Mercosur (US$448.665,7 millones).

El inicio de las negociaciones con ese país es tomado por el Gobierno como una oportunidad para que las exportaciones argentinas logren un impulso sustancial, particularmente de carburantes y químicos, dos de los bienes que integran la lista de prioridades de importación de ese país junto a los plásticos, las manufacturas de metales, los barcos y los vehículos. 

 

Además, Singapur suele ser visto como una de las vías de acceso a otras economías de la región con las que, pese a que hubo acercamientos, aún no hubo acuerdos comerciales significativos.

 

Fuente: La Nación