inicio

El Indicador de Tendencia de Inversión (ITI) de las pymes industriales bajó un 10,6% en julio, a su menor nivel en 23 meses, de acuerdo a un informe del Centro de Economía Regional y Experimental (CERX). 

 

El ITI tuvo un valor de 41,9 puntos cuando en enero se ubicaba en 61,6 puntos. Sobre una escala de 0 a 100, muestra que la tendencia desde principio de año se desplazó de una situación buena, hacia un límite cercano a mala. En el año, el indicador acumula una caída de 31,9%. 


"La percepción entre regular y mala de la situación económica actual viene presionando las expectativas de inversión hacia abajo, efecto que se acentúa en la medida que la recuperación no llega", indica el informe. 

Añade que "a eso se suma que los recursos para invertir son limitados porque las condiciones financieras no son las más favorables: las empresas están con altas restricciones financieras y las tasas de financiamiento en el mercado se ubican en niveles incompatibles con el desarrollo de un proyecto de inversión".

En julio, ocho de cada diez empresas consideraron que en los próximos meses la producción se mantendrá en los niveles actuales o continuará cayendo y en las condiciones actuales, eso no es un buen incentivo para invertir.

La evolución del ITI se explica por el comportamiento de sus dos principales subíndices: El "Indicador de Condiciones para Invertir" (ICI), que bajó 13,2% en el mes. El ICI interpreta la situación actual del empresario según: su rentabilidad, la situación general de la empresa, y cómo percibe el contexto actual para invertir. En julio este indicador cayó a 44,5 puntos (desde 51,3 en junio) y acumula una baja de 32,9% en lo que va del año. 

Eso se explica por el deterioro de otro 5% el indicador de rentabilidad del conjunto de las industrias de la muestra (ya había caído 9% en junio y 11,1% en mayo); la caída del 13,5% la percepción que tiene el industrial sobre su propia empresa debido al deterioro de su situación financiera, la suba de costos y una demanda de mercado muy débil que aún no se recupera; y la baja del 24,6% la percepción que tiene el empresario sobre las condiciones actuales para invertir. 

El segundo subíndice es el "Indicador de Intención de Inversión" (IN), que bajó 7,4%. El IN combina las expectativas del empresario sobre la evolución de la producción de su empresa para los próximos seis meses y los planes que tiene de inversión a futuro. 

En julio, se mantuvieron prácticamente sin cambio las expectativas de la empresa sobre la evolución de su producción en los próximos seis meses y bajó 16,4% la intención de inversión de los industriales.

 

Fuente: ámbito