inicio

La reglamentación del artículo 10 de la ley Pymes volvería a dejar afuera a las ciudades de Misiones


Pasadas las primeras horas después de la exposición del presidente Mauricio Macri en la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, los empresarios comenzaron a desmenuzar con preocupación el contenido del discurso del jefe de Estado. ¿Nueva ley Pymes? El flamante ministro de Producción, Dante Sica admitió que ese fue el pedido del Presidente. ¿Qué pasará con la anterior, sancionada hace menos de dos años?

 

En realidad, los empresarios requieren medidas de urgencia y no una nueva discusión parlamentaria que posterga decisiones sobre una realidad económica que los agobia con escasa rentabilidad y alta carga impositiva.

Un poco más lejos del centro porteño, los empresarios misioneros se mostraron sorprendidos por la idea someter la reglamentación del artículo 10 de la ley Pymes a la política fiscal de las provincias.

 

Es que, según trascendió, los beneficios impositivos serían solo para aquellas provincias que cobren hasta 3 por ciento de Ingresos Brutos a la actividad comercial, con lo que se quedan afuera 21 provincias. Aunque todavía no se conocen los detalles, el artículo 10 de la ley Pymes hablaba de beneficios especiales para las ciudades de frontera -sin condicionamientos- y, peor, la promesa contrasta con el nuevo Pacto Fiscal que forzó la Nación hace pocos meses: allí se puso como techo de las alícuotas de Ingresos Brutos hasta el 5 por ciento para la actividad comercial. En el caso de Misiones, se fijó en 4,5 por ciento el gravamen al comercio minorista. Solo quedarían por debajo las industrias, que tributan dos por ciento, pero desaparecería la idea original de una compensación por las asimetrías con Encarnación, hacia donde se fugaron desde Posadas, más de 18 mil millones de pesos en los últimos dos años.

 

“En principio estos anuncios deben ser oficializados porque surgen de conversaciones previas al acto en CAME. Pero solamente Corrientes, Catamarca y San Juan podrían acceder al beneficio porque si se toma en cuenta el 3% de Ingresos Brutos hay 21 provincias que quedan afuera. Entiendo que sí ese va a ser el tratamiento hay que hablar de muy pocas ciudades que van a ser favorecidas porque además el artículo 10 de la ley Pyme habla de ciudades de frontera. Otro punto a tener en cuenta y que restringe a muy pocas empresas el eventual beneficio es que estén inscriptas en el padrón de AFIP como empresa PyME. Entiendo que son una serie de barreras que se están poniendo y en lugar de favorecer están restringiendo a muy pocas empresas el beneficio”, analizó Alejandro Haene, presidente de la Confederación Económica de Misiones.

“Creo que debe haber un aggiornamiento de esta situación porque así a primera vista esto no nos alcanza. Lo que se propone tiene gusto a poco”, puntualizó.

 

Sica y los ministros del Interior, Rogelio Frigerio, y de Trabajo, Jorge Triaca, les anticiparon a los dirigentes de CAME en un encuentro previo al acto que reglamentarán el artículo 10º de la ley 27.264 la ley pyme sancionada en 2016 para que los comercios ubicados en 125 ciudades de frontera tengan una rebaja anticipada de los aportes patronales, algo similar a la medida que adoptarán con el sector textil, de indumentaria y calzado, cuyo decreto aún está pendiente. Se trata de adelantar dos años lo que estaba previsto en la reforma tributaria.

Concretamente, para estas ciudades el nuevo mínimo no imponible para los aportes patronales será de $ 7200 este año y de 9600 en 2019, es decir que los comerciantes de estas localidades pagarán sólo el impuesto por la diferencia entre esos valores y el sueldo del trabajador.

 

Pero no es todo tan color de rosa para los empresarios. Sólo podrán acceder al beneficio los comerciantes que habiten en provincias que cobren un 3% o menos de Ingresos Brutos para este sector.

“El esfuerzo debe ser compartido”, dijeron varios funcionarios consultados. Lo cierto es que hoy sólo tres jurisdicciones gozarán de esta ventaja en lo inmediato: Corrientes, que cobra el 2,9%; y Catamarca y San Juan, que aplican el 3%. El resto cobra más (entre 3,5% y 5%), por lo que para adherirse al régimen y que sus comerciantes puedan gozar del beneficio deberán bajar Ingresos Brutos.

 

Mediante un comunicado, CAME señaló que la medida regirá sólo para los comercios minoristas que estén registrados en la Ley Pyme radicados en zonas de frontera y que alcanza a 8000 establecimientos y 40.000 puestos de trabajo. Además de las ciudades estrictamente de frontera, el Gobierno incluirá a Villa La Angostura, Esquel, ciudad de Neuquén, ciudad de Mendoza, Posadas y la zona oeste de Salta, confirmaron fuentes de Producción.

El artículo 10º de la ley faculta al Poder Ejecutivo a implementar programas tendientes a compensar a las pymes en las zonas de frontera que se establezcan por asimetrías y desequilibrios económicos provocados por razones de competitividad con países limítrofes, para lo cual “podrá aplicar en forma diferencial y temporal herramientas fiscales así como incentivos a las inversiones productivas y turísticas”.

 

Consultado al respecto, el secretario de Emprendedores y Pymes, Mariano Mayer, manifestó que la reglamentación de este artículo saldrá a comienzos de agosto. El funcionario también hizo mención a la nueva Ley Pyme y adelantó que comenzarán a trabajar con las cámaras empresarias para analizar cuáles son los principales reclamos que deberían incluirse en el proyecto. Mayer precisó que “habrá muchos temas impositivos que habían quedado afuera en la ley actual”, entre otros.

En la reunión con los directivos de CAME, los ministros también les reiteraron la decisión de extender los planes Ahora 3, 6, 12 y 18 hasta diciembre con tasa subsidiada y resolvieron trabajar con los empresarios y los bancos en un programa para fortalecer el consumo en las zonas de frontera.

 

Por otro lado, Producción firmaría la semana próxima nuevos convenios con entidades financieras para otorgar mayores créditos a pymes a tasa subsidiada. Así como días atrás se anunció que el Banco Nación habilitaría el descuento de cheque a una tasa de 29%, lo mismo harán con otros bancos públicos (el Ciudad, por ejemplo) y algunos privados, confirmó Mayer. La tasa sigue resultando alta para las pequeñas y medianas empresas, pero en el Gobierno creen que es un techo y que en los próximos meses deberían comenzar a bajar. Con estos acuerdos, el Gobierno espera sumar $ 10.000 millones a los $ 33.000 millones ya anunciados.

Mayer también afirmó que están hablando con unas cien empresas grandes para que sus pymes proveedoras puedan descontar sus facturas en la plataforma del banco BICE. Otros contactos apuntan a que las compañías reduzcan sus plazos de pago, precisó.

 

 

Fuente: Economis-