Tarjeta de débito o dinero en efectivo, las únicas opciones para abonar el combustible.

Este miércoles, la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha) convocó a todas las cámaras y federaciones del país, para debatir sobre las tarjetas de crédito.
Los titulares de las estaciones de servicios sostienen que los costos resultan inaceptables a pesar de que el sector financiero viene bajando las comisiones, tras un acuerdo voluntario firmado en marzo de este año por bancos y comercios.

En la reunión decidieron recibir las tarjetas de crédito hasta enero en reclamo a las entidades emisores de plástico que cobran una comisión de 1,5 por ciento y pagan en un plazo de 28 días. En cambio, las de débito cobran un uno por ciento y pagan en 24 horas o cuatro días.
Ante este reclamo, optaron suspender el cobro con tarjeta de créditos a partir del primero de enero y luego de manera paulatina, empezando los fines de semana. 

Desde la confederación decidieron estas medidas con el fin de “exigir que esta situación se revierta”. Por ello, se realizará en forma gradual, por zona y en diferentes horarios, “con la intención de perjudicar lo menos posible a los clientes”.

Entre las opiniones que se dieron en la reunión, desde los diferentes representantes hubo coincidencias en el hecho de que los emisores de plásticos deben dar de baja estos aranceles y reducir los plazos de acreditación, para  fomentar las ventas y reducir el uso del efectivo para beneficio de todos.